l

l

miércoles, 25 de abril de 2012

Salida Rio Alberche, coto Hoyocasero.


En esta salida, nos fuimos hasta la provincia de Ávila, más concretamente a Hoyocasero.
El entorno precioso, en plena Sierra de Gredos, por un lado  el Puerto del Pico atravesado por la calzada romana,  desde el cual podemos divisar la provincia de Toledo casi en su totalidad y por otro lado el Puerto de Menga, que nos pone a los pies la provincia de Ávila.
El coto de Hoyocasero pertenece al río Alberche, tiene dos entradas, que se corresponden con los límites inferior y superior.
El inferior está en el puente que atraviesa el Alberche a su paso por el pueblo de Hoyocasero, que da nombre al coto y el límite superior es la confluencia del arroyo piquillo (que está vedado) con el Alberche.
Nosotros empezamos a pescar por la zona superior, a la cual se accede desde un camino de tierra que sale de enfrente de la Venta Rasca y que se adentra en el coto unos 1000 m, tienes que dejar el coche en una explanada ya que no se puede continuar.
Es un rio que a ambas orillas hay vallas, a causa de que es una zona principalmente ganadera, pero cada 500 m tienes un paso para pescadores.
Como luego veréis en las fotos, es un rio bastante cómodo de pescar y andar, ya que las orillas se encuentran bastante limpias.
Es un rio idóneo para pescar a mosca y a cucharilla. Para mí, la zona superior es idónea para pescar a cucharilla ya que tiene zonas de corrientes y pocitos donde lanzar la cucharilla, de la mitad hasta el puente de Hoyocasero es más para mosca ya que tiene zonas de agua más tranquilas, aunque siempre con corrientes.
Aunque el día estaba algo ventoso, las pintonas se cebaban bien y se tiraban bien a la cucharilla, empecé pescando con una cucharilla plata con puntos negros, porque aunque es un rio de aguas muy limpias, éstas son oscuras y pensé que una cucharilla de color plata se vería mejor y las atraería más. El rato que estuve pescando a mosca se cebaban bien a una azabache y roja y a otra de color tabaco oscuro.
El día no destacó por tener grandes capturas, pero sí que nos entretuvimos con muchas capturas de 15 a 18 cm. El cupo es 4 truchas de 23 cm. Solamente mi hermano Charly y mi padre sacaron una cada uno de algo más de la medida.
La única pena es que por la tarde sueltan una pequeña presa que hay a la altura de la cueva del maragato que lógicamente aumenta el caudal del rio y dificulta la acción de la pesca, así que aprovechar todo lo que podáis pescando por la mañana.
Para terminar, recomendaros un sitio para comer, en la misma orilla del río, en el límite superior, en la Venta Rasca, comida casera de calidad y buen trato por parte del personal, en especial de Goyo, su dueño.
¡¡Un saludo y buena pesca amigos!!

Subiendo el Puerto de Menga.

Una vez coronado el Puerto.

Zona superior.

Detalle de las vallas que os comentaba.

Mi hermano visualizando las mejores zonas.

Corrientes.

Corrientes.

Salida de la corriente.

Pozo.

Zona buena para cuchara.

Una buena panorámica.

Una de las que dió la medida.



De este tamaño varias.

La cucharilla.

Todas volvieron lógicamente al agua.




lunes, 9 de abril de 2012

Segunda salida de la temporada. Embalse de Riaza.


En la segunda salida del año nos fuimos hasta la provincia de Segovia, más concretamente al lado del pueblo de Riaza, en un pequeño embalse a los pies del puerto de la Quesera.
El entorno inigualable, rodeados de bosques de robles, silencio total que solo lo rompía la ladra de corzos que en esta época están en su época de celo.
Se trata de un pequeño embalse que lo llena el río Riaza. Es un coto de régimen tradicional de aguas cristalinas y truchas autóctonas, de las de toda la vida.
Es un embalse de difícil acceso, y se hace algo complicado la pesca ya que las orillas están muy enmarañadas y no te permiten un lance fácil. Para mi, tiene dos zonas que considero que son las más querenciosas para las truchas, y son las entradas de los dos arroyos que tiene, uno, como decía antes el del rió Riaza y otro el de otro arroyito que desconozco su nombre. Esta vedada la pesca en la desembocadura de ambos arroyos al pantano hasta unos 20 metros desde la escala.
Se ve que esta cuidado y vigilado, ambos arroyos disponen de sus respectivas escalas para facilitar la subida de las pintonas para desovar, y vigilado porque recibimos la visita de la guardería.
La jornada fue breve a causa de la climatología ya que nos sorprendió el día con una nevada buena, que aumentaba aun más la belleza del paisaje. Y para todos aquellos que piensen que con nieve las truchas no pican, pues se equivocan, como luego veréis en las fotos, nos conseguimos hacer con alguna.
El cupo es de 4 truchas por permiso y esta prohibido el cebo natural, solo se puede a cucharilla y a mosca y se dan 4 permisos al día, que lógicamente es por sorteo y la talla mínima es de 22 cm. Para los pescadores con cola de rata es un lugar complicado para el lance, pero por intentarlo que no se diga.
Yo pesqué el poco rato que estuvimos, con cucharilla, dorada con puntos negros. Saque varias que no daban la medida que lógicamente volvieron a su medio, pero la talla media era de 24-25 cm, excepto una captura de mi padre que medía 36 cm. 


De camino, en el puerto de Somosierra, ya nos haciamos una idea de lo que nos esperaba..


Uno de los accesos al embalse


Preciosa foto del embalse.


Una de las escalas 


Vista del embalse desde el muro de la escala.


Nieve y mas nieve


La primera del a


La segunda 


Vistas del embalse.


La tercera


No paro de nevar en toda la mañana.


Mi hermano Charly en la otra orilla buscando un lugar donde lanzar la cuchara.


Vista completa del embalse.


Mi padre echando unos lances.


Mi padre con una buena trucha.


La mejor trucha del día.

lunes, 2 de abril de 2012

Empezando la Temporada de salmonidos.


Después de quince días de que se abriera la veda para la pesca de salmónidos en la Comunidad de Madrid, y de que amigos de las redes sociales me pusieran los dientes largos con las fotos de sus capturas y de diferentes parajes,  por fin, pude acercarme a echar unos lances con mi hermano y quitarnos esa ansiedad.
Íbamos sin muchas esperanzas de tener éxito, y no por la falta de peces, si no por la falta de agua, que es verdaderamente alarmante como está actualmente el caudal de ríos, arroyos etc.
Para mí, el acto de estar  pescando, al igual que me pasa cuando estoy cazando, es un acto en el que te evades completamente de todo. Te relajas y disfrutas de la naturaleza, de lo que te vas encontrando, de lo que vas observando, te olvidas de todo y solo ocupas tu cabeza en el color de la cucharilla que vas a usar, en que ninfa o mosca será la más apropiada para la fecha y el lugar en el que estas o en que parte de la plancha, del chorro o del pozo estará la pintona.


La primera del día.
































Chorros buenos a pesar de la poca agua,















Planchas buenas para la mosca
















Mi hermano intentando hacerse con una pintona.















Pozo


















Está picó a ninfa.







La mejor del día.



Pintona esperando su comida.